"Bach y negro"

Proyectos fotográficos - Comentar -

Os traigo un proyecto muy especial...y es que Bach viene en él como hilo conductor del mismo.

La música es casi igual de importante para mí como la fotografía. Desde siempre andan unidas de la mano en el recorrido de mi vida personal y profesional.

Bach es uno de los mejores creadores de historias del mundo. Su música te transporta a lugares especiales, saca de ti tus sentimientos, tus estados de ánimo, tus lágrimas, tu sensibilidad. Camino mucho con la música de él, por la calle y por la vida. 

Os presento "Bach y negro" un proyecto en analógico hecho con dos carretes de Ilford Plus HP4. Todas las fotografías se hicieron escuchando a Bach y se presentan en formato horizontal para que parezca un infinito pentagrama. Por supuesto, en blanco y negro. No hacía falta color en este proyecto tan musical.

Este proyecto comenzó una mañana, caminando con la música de Bach y la cámara cargada. Quería empezar a dispararla cuando la música me llevara al lugar adecuado.

Y así ocurrió...

No solo me llevó a un lugar de lo más normal que se convirtió en especial, también hizo que me fijara en mi alrededor. Pero no como siempre hacemos las personas, con prisas y el ruido de los coches de fondo. No... Bach me guiaba, mis ojos se estaban adaptando a su música. Mis manos acariciaban la Nikon F301 y la tranquilizaba. Era cuestión de poco tiempo que mis retinas bailaran los pentagramas que él había escrito siglos antes.

Las simples y solitarias plantas que veía, de pronto, se convirtieron en seres creados para el momento. Danzaban conmigo, eran parte de la elegancia del momento. Algunos cobraban vida en formas extrañas pero dulces. Como si de un cuento se tratara allí estábamos todos, rodeados de notas musicales y un excitante momento.

No quedaba duda, Bach era un genio en su época. Y también ahora, un día cualquiera, en un lugar cualquiera que se hizo mágico con su arte. 

Me sentí como Alicia en el País de las Maravillas. Las hojas secas se convirtieron en esculturas de Giacometti, en pentagramas alocados, las flores en exóticos animales que esperaban el baile...

Sí, "Bach y negro" es mágico, como los ojos de los que lo miran...como los oídos de los que lo escuchan. 

Y como es un proyecto tan musical os traigo una manera diferente de verlo. Podéis escuchar a Bach mientras se visualizan las fotografías. La última es un autorretrato, me sentí parte del sonido y de la luz.

Quizás, pasado el tiempo, haga un fotolibro del mismo.

 Vuelvan pronto, son bienvenidos.



Compartir 

Deja tu comentario
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

9 + 7 =
Últimas entradas
Categorías
Ver anterior Ver siguiente